El Capricho, en Comillas – Cantabria

Este monumento de estilo ecléctico modernista situado en la localidad cántabra de Comillas, fue idea del gran arquitecto D. Antonio Gaudí Cornet.

Comenzó construirse en los años entre 1883 y 1885 bajo la dirección de Cristóbal Cascante, ayudante de Gaudí, por encargo del indiano Máximo Díaz de Quijano. Es una de las pocas obras que Gaudí proyectó fuera de Cataluña. El Capricho es una muestra de la plenitud de la tendencia oriental inspiradas en el arte del Próximo y Lejano Oriente (India, Persia, Japón), así como en el arte islámico hispánico, principalmente el mudéjar y nazarí.

el-capricho-de-gaudi5
El Capricho, en Comillas – Cantabria

Gaudí empleó con gran profusión la decoración en azulejo cerámico así como los arcos mitrales, cartelas de ladrillo visto y remates en forma de templete o cúpula. Lo que es el conjunto en sí destaca la torre toda ella revestida con cerámica que comentábamos antes denco un efecto de verticalidad.

Díaz de Quijano era músico amateur y coleccionista de plantas exóticas por lo tanto el nombre de El Capricho evoca, precisamente la composición musical libre. Durante la Guerra Civil fue abandonado, pero aún así siguió siendo Bien de Interés Cultural en 1969. En 1977 la última descendiente de los López-Díaz de Quijano, Pilar Güell Martos, vendió la propiedad al empresario Antonio Díaz quien lo restauró en 1988 y lo convirtió en un restaurante. En 1992 fue comprado por el grupo japonés Mido Development. Por último añadir que, en 2009, el edificio se convirtió en museo.